Cultura:

Los Navajo se enorgullecen de una serie de ceremonias sagradas que se enseñan a los aprendices de curandero. Debido a que hay más de 50 ceremonias diferentes que memorizar, la mayoría se especializan solo en unas cuantas. Para los Navajo, constituyen una manera de aprender tanto valiosas lecciones de historia como el modo de no solo sobrevivir, sino vivir con responsabilidad según la filosofía Navajo. Otras ceremonias son simples celebraciones, por ejemplo, la que se lleva a cabo la primera vez que un niño ríe en alto. Este momento se considera digno de honor y celebración en la tribu. Esta celebración se conoce como Ritual de la primera risa. En la cultura Navajo, cada amanecer es un nuevo día, un día para la renovación sin importar las transgresiones pasadas. Creen que el Creador responde a las plegarias todas las mañanas.

Asimismo, el número cuatro tiene una gran importancia en su cultura: los cuatro clanes originales, las cuatro montañas que rodean su territorio, las cuatro direcciones, las cuatro estaciones y los cuatro colores. Este número juega un papel esencial en muchas ceremonias. Cuando se casan, los hombres se mudan a la casa de su mujer y pasan a formar parte de su clan. En comparación con otras sociedades que dan más importancia al papel tradicional del hombre, el pueblo Navajo históricamente da más importancia a la mujer como cabeza de familia. En la tradición Navajo, las mujeres son las que reciben la herencia familiar que pasa de generación en generación.