Guano Point, que sobresale sobre el Gran Cañón, puede que sea uno de los miradores más impresionantes de todo el cañón. Es posible caminar hasta la punta y disfrutar de unas vistas de casi 360 grados sobre el cañón. Este lugar, situado en la parte oeste del Gran Cañón, también es famoso por el Hualapai Buffet (un suntuoso menú para llevar), que se puede degustar sentado en el borde del cañón. Aquí encontrará algunos vestigios de épocas pasadas. En 1958, U.S. Guano Corp. adquirió los derechos de una cueva de murciélagos cercana. Después, construyó un teleférico por valor de 3,5 millones de dólares para extraer las 100 000 toneladas de guano (un valioso ingrediente de los fertilizantes) que se creía que había en esta cueva situada por debajo del borde. Sin embargo, este cálculo no era correcto y la extracción de las 1000 toneladas de guano que realmente había en la cueva se completó a finales de 1959. Poco tiempo después del cierre de la mina, un avión de combate de la Fuerza Aérea de Estados Unidos chocó con el sistema de cables en suspensión y lo dejó inservible. Las torres del teleférico se conservaron como recuerdo del intento por parte del hombre de explotar minas en el cañón. Como si esta historia no fuese suficiente para mantener ocupado al visitante, en este lugar también se encuentra el Hualapai Market. Esta zona comercial única acoge a muchos artesanos Hualapai que venden sus creaciones y dan a conocer su cultura.