Los científicos calculan que los casi 450 kilómetros del sinuoso cañón tardaron entre 3 y 6 millones de años en formarse. Se cree que las rocas más antiguas datan de hace 400 millones de años, aunque el Gran Cañón es conocido para el ser humano desde hace miles de años y fue uno de los últimos lugares de Estados Unidos en explorarse en su totalidad.

La primera exploración

Los españoles fueron los primeros hombres blancos en pisar el Gran Cañón en el año 1540, 80 años antes de la llegada de los peregrinos a Plymouth Rock. Francisco Coronado buscaba oro y las siete ciudades de Cíbola cuando los indígenas le informaron de un gran río situado hacia el norte. Entonces, Coronado envió a García López de Cárdenas y a un grupo de 12 hombres a investigar este misterioso río. Cárdenas y sus hombres, guiados por los indios Hopi, llegaron 20 días más tarde al borde de un gran abismo: el Gran Cañón. Cárdenas no se percató de inmediato de la profundidad y amplitud del cañón. Después de tres frustrantes días buscando una manera de bajar hasta el río, los españoles se dieron cuenta de que lo que parecía sencillo desde arriba en realidad era muy difícil. El grupo solo consiguió bajar un tercio del camino.

Helicóptero EC-130 rojo sobrevolando Lake Mead
Vista del majestuoso Gran Cañón

Si los indios Hopi hubiesen querido guiar a los españoles a través de los muchos obstáculos del cañón hasta el río, estos podrían haber llegado fácilmente. Pero los indios no confiaban en los exploradores. Coronado y sus hombres prosiguieron su camino en busca de otras leyendas.

De este modo, el Gran Cañón con todo su esplendor siguió siendo exclusivo de sus habitantes originales, los indios, durante más de dos siglos. El Gran Cañón fue objeto de escasa atención hasta que en 1869 un veterano de la Guerra Civil que había perdido un brazo, el mayor John Wesley Powell, emprendió una expedición con cuatro barcas para explorar el río Colorado. Durante el viaje, que fue largo y arduo, Powell perdió dos de sus barcas y a tres de sus hombres. Powell acabó por recorrer el río Colorado y alcanzar el punto donde hoy en día se encuentra el lago Mead. 72 días más tarde, publicó un relato de su viaje que promovió el estudio científico del cañón, lo que supuso el origen de una lenta evolución del turismo.

En 1870, la compañía ferroviaria Santa Fe Railroad empezó a ofrecer transporte hasta el Gran Cañón a las personas interesadas en la zona. Mediante una ley del Congreso, el Gran Cañón fue declarado parque nacional de Estados Unidos en 1919.


Los variados climas del Grand Canyon

Debido a su altitud, el Gran Cañón tiene diferentes climas. En el Borde Sur, cuya altitud es de 2134 metros, las temperaturas son del orden de los -7 ºC durante los meses de invierno, pero superan los 30 ºC en verano. Durante todo el año, el tiempo puede cambiar bruscamente, y en verano suelen formarse tormentas por las tardes. No es extraño encontrarse con tormentas en el cañón y un tiempo despejado en el borde. Durante el invierno, el Borde Sur se cubre con varios metros de nieve. Siempre es recomendable llevar ropa de abrigo para visitar el Gran Cañón, ya sea invierno o verano.

Pasajeros visitando el Gran Cañón en invierno con el cañón nevado
Vista panorámica del Gran Cañón
Pasajeros visitando el Gran Cañón en uno de los miradores

Caminatas en el Grand Canyon

Las excursiones de senderismo de un día por el Gran Cañón no requieren permisos. Es posible realizar rutas de senderismo sin guía, tanto cortas como largas, por los senderos y caminos naturales que van desde el Museo Yavapai hasta Hermit's Rest (la distancia total entre ambos puntos es de unos 14,5 km). El sendero natural del Borde Sur recorre el borde del cañón desde Maricopa Point hasta el Museo Yavapai. Este sendero está asfaltado en su totalidad y nivelado en la mayoría de los tramos. Los visitantes tienen la opción de recorrer los 5 km completos o solo una parte.

Sin embargo, las excursiones de senderismo con pernoctación por el Parque Nacional del Gran Cañón sí requieren permisos. Todas las solicitudes de reserva deben enviarse a: Back Country Reservation Office, Post Office Box 129, Grand Canyon, AZ 86023. Estados Unidos. Existe una lista de espera para las cancelaciones de última hora. Al llegar al parque, póngase en contacto con la Back Country Reservation Office para anotarse en esta lista.

Pasajeros visitando el Gran Cañón de picnic en el fondo del cañón
Helicóptero EC-130 posado en el fondo del Gran Cañón
Pasajero en un mirador del Borde Sur del Gran Cañón

Campamento en el espectacular Canyon

En el parque nacional, hay que acampar en las zonas designadas para ello. Si acampa en un bosque o un mirador, podrían multarle. Mather Campground, situada en Grand Canyon Village, está disponible por orden de llegada (no hay conexiones de corriente). Los excursionistas que deseen pernoctar en el Gran Cañón tienen a su disposición las zonas de acampada de Indian Gardens y Bright Angel. Para utilizarlas, es necesario hacer reserva y solicitar un permiso; póngase en contacto con la Back Country Reservation Office. Camper Village, situada a 11 kilómetros al sur del parque nacional, en Tusayan, Arizona, ofrece 250 plazas para tiendas y caravanas. Dispone de conexiones de corriente, aseos y duchas. También ofrece un minigolf para toda la familia. Datos de contacto: Camper Village, P.O. Box 490, Grand Canyon, AZ 86023. Estados Unidos.

Actividades divertidas en el Canyon

Excursión a Hermit’s Rest: excursión en autobús de dos horas de duración que recorre casi 13 kilómetros por la carretera del Borde Oeste del Gran Cañón hasta el histórico enclave de Hermit’s Rest. Realiza paradas en varios miradores espectaculares para ver el tortuoso sendero para caminantes y mulas de Bright Angel, los ruidosos rápidos del río Colorado y Hermit's Rest, una construcción única de piedra de la zona creada por Mary Jane Colter en 1914. Esta excursión sale dos veces al día durante todo el año.

Actividad en vehículo todoterreno por el Gran Cañón que los pasajeros pueden disfrutar
Interior de la mina de oro que los pasajeros pueden añadir a su excursión

Excursiones en mula: estas austeras excursiones para turistas son casi tan famosas como el propio Gran Cañón. Se ofrecen durante todo el año y existen dos excursiones diferentes disponibles. Es importante hacer reserva previa, en la siguiente dirección: Grand Canyon Nat’l Park Lodges, Reservations Department, Post Office Box 699, Grand Canyon, AZ 86023. Estados Unidos. Las excursiones en mula suelen reservarse con una antelación de entre 6 y 12 meses. Sin embargo, todos los visitantes interesados sin reserva pueden anotarse en una lista de espera al llegar, en el mostrador de transporte de Bright Angel Lodge.

Excursión en tren Railroad Express: con esta excursión de medio día de duración retrocederá en el tiempo al recorrer en un tren de vapor de principios de siglo la distancia que separa Williams, Arizona, del Gran Cañón. Esta excursión sale todos los días, aunque la hora varía en función del horario de trenes.