Las cataratas Havasu, las más conocidas de las tres cascadas próximas a la reserva Havasupai, tiene 36,5 metros de altura. Esta cascada se encuentra en el Havasu Creek, un arroyo situado a poco más de tres kilómetros de la reserva donde no habita ningún tipo de pez. Como las dos cascadas cercanas, Havasu cae en una poza de aguas turquesa, ideal para nadar. Se recomienda a los turistas ir durante los meses más cálidos para poder nadar en la poza de aguas transparentes. El color verdeazulado de cada una de las tres cascadas se debe a la alta concentración de depósitos calcáreos de la zona. Los palitos y las hojas que terminan atrapados en los travertinos ayudan a formar las terrazas y aportan color al agua. Havasu, al igual que las otras dos cascadas, está rodeada de vegetación. La cascada se encuentra a poco más de tres kilómetros bajando por el cañón desde la aldea y el sonido del Havasu Creek se oye en las cercanías. Las cataratas Havasu no se ven desde el sendero que conduce a Mooney Falls y Navajo Falls; por eso, para llegar a ellas, hay que cruzar el arroyo. Se recomienda precaución porque las aguas pueden ser avanzar con rapidez.